Fernando Matoldo relata un extraño avistamiento ocurrido en la última década del siglo XIX.

Anuncios