El investigador Daniel Enrique Lewis nos relata el caso ocurrido en Cañada Grande, provincia de Córdoba, en julio de 2009.

Anuncios