Eduardo Markuza relata un avistamiento personal ocurrido en 1957 en Tortuguitas, provincia de Buenos Aires.

Anuncios