Miguel Amaya, Suboficial de Fuerza Aérea, relata un incidente ocurrido en 1991 en la Base San Martín de la Antártida.

Anuncios